La investigación presentada en la Asociación Americana de Psicología sugiere que un escritorio desordenado es un signo de creatividad y no necesariamente afecta la productividad. Por otro lado,