Organiza tu Oficina para la Máxima Productividad

La investigación presentada en la Asociación Americana de Psicología sugiere que un escritorio desordenado es un signo de creatividad y no necesariamente afecta la productividad. Por otro lado, para algunos, el desorden en el exterior es representativo de lo que sucede en el interior. La verdad es que la organización no se trata de pilas ordenadas y una etiqueta para todo. Se trata de configurar tu oficina de una manera que permita la productividad y no obstaculice el trabajo, ya sea un escritorio desordenado o limpio.

Aquí hay cinco consejos para organizar su oficina en casa para maximizar la productividad.

 

1. Gestionar el escritorio y la oficina de desorden

Ten en cuenta que no tienes que evitar el desorden por completo. El desorden puede ser realmente estimulante para algunos trabajadores. Al mismo tiempo, desean una cierta organización para evitar el desperdicio de tiempo buscando los materiales que necesita.

Si estás orientado hacia el desorden, encuentra una manera de hacer que funcione para ti. Por ejemplo, tener pilas de papel con un propósito. En lugar de múltiples pilas de diversos artículos, ten una pila para facturas, otra para notas y otra para leer, etc. Todavía están amontonadas y un poco desordenadas, pero ahora al menos sabes con qué pila comenzar buscando un tipo específico de papel.

Si el desorden afecta tu energía y tu productividad, deberás hacer más para crear un espacio de apariencia limpia. Si el papel se está interponiendo, cambia a sistemas sin papel para archivar. Manten un clasificador de archivos en o cerca de tu escritorio para quitar el papel rápidamente, incluso si no puedes archivarlo oficialmente.

Si bien el papel es una gran fuente de desorden, no es el único. Bolígrafos, clips, unidades de memoria, libros, calculadora y más pueden ocupar espacio en tu área de trabajo. Una vez por semana aproximadamente, elimina estos artículos (es decir, deshazte de los bolígrafos secos) y colócalos en un lugar al que puedas acceder fácilmente. Usa recipientes tales como copas para bolígrafos y soportes para clips de papel para contener artículos.

Ten en cuenta que el desorden no solo llena tu escritorio, sino que puedes crear un caos en otras áreas de la oficina si lo permites. Otros lugares para manejar el desorden incluyen libreros, artículos colgados en la pared, sillas y el piso.

 

2. Mantener los artículos necesarios cerca

La búsqueda de materiales de trabajo o el tener que levantarse para conseguir algo, desperdicia tiempo. Si hay algo que necesitas usar con frecuencia, manténlo lo más cerca posible al lugar donde trabajas. Esto puede incluir un teléfono, libros de referencia, planificador, archivos, suministros de correo, impresora, etc.

Si tienes muchos elementos a los que necesita acceso frecuente, es posible que necesites un escritorio más grande. O puedes tener una distribución de escritorio, como una configuración en forma de U con un escritorio o un escritorio y mesas, por lo que simplemente necesitas girar para obtener lo que necesitas.

Cualquier cosa que no uses diariamente o varias veces a la semana no tiene que estar en tu escritorio o cerca de tu área de trabajo. Puedes almacenar esos artículos en otras áreas de su oficina.

 

 

3. Estar cómodo

Nada puede afectar negativamente a la productividad más que la incomodidad. Si te duele la espalda o tienes fatiga visual, no querrás trabajar. Una silla de calidad y una oficina bien iluminada son cruciales para tu comodidad y salud.

Lo ideal es que tu oficina tenga luz natural, pero también la luz artificial adecuada para evitar la tensión ocular cuando está oscuro. Ajusta la silla o el monitor de la computadora para mirar hacia adelante, no hacia arriba o hacia abajo, para evitar problemas de cuello y espalda.

Debido a que estar sentado tanto tiempo puede ser perjudicial para tu salud, considera tener un escritorio de pie o un estante ajustable para tu monitor para que puedas sentarte o pararte.

 

4. Ten una rutina y un horario, pero cámbialos a veces

Las rutinas se convierten en hábitos que te permiten moverte a través de las acciones sin tener que pensar mucho en ellas. Los horarios aseguran que estés haciendo las cosas a tiempo. Estas estrategias de administración del tiempo ayudan con el enfoque y la productividad. Por ejemplo, trabajo en los mismos artículos en el mismo orden en una rutina matutina . No tengo que pensarlo, solo los hago.

El problema con las rutinas y los horarios es que pueden convertirse en rutinas y sofocar la creatividad. Cuando tu rutina y horario comiencen a hacer que te sientas lento o sin inspiración, cámbialos.

 

5. Rodéate de lo que te deleita o te inspira

Has dejado un cubículo monótono para administrar tu propio negocio en casa, lo que te brinda la oportunidad de configurar la oficina de tu hogar de la manera que mejor te funcione. Ahora no hay reglas sobre si puedes o no tener fotos personales o una planta en tu escritorio. De hecho, puedes maximizar tu energía y productividad decorando tu oficina de una manera que te brinde alegría o inspiración.

Considera pintar tu oficina en el color que más te guste. Cuelga imágenes o carteles que te inspiren o te motiven. Usa herramientas y suministros de oficina decorativos, como archivos coloridos. Rodéate de elementos que te inspiren. Si te gusta la playa, ten un estante con una configuración de playa que incluya una mini palmera, una copa de coco y conchas.

La productividad y la motivación no solo tienen que venir de la pura voluntad. Puedes animarlo e inspirarlo a través de tu entorno. Para maximizar el éxito de tu negocio en casa , organiza y decora tu oficina de manera que te ayude a ser lo mejor posible.

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *