Con un intimidante coeficiente intelectual de 142, una educación exquisita y la humildad que caracteriza a los que no necesitan hacer ruido para brillar con luz propia, se